Mikel Agirregabiria Agirre

miércoles 20 de diciembre de 2006

Zorionak eta Urte Berri On! Deseos para el año 2007

Etiquetas: , , ,

viernes 20 de octubre de 2006

El rapto recíproco

¿Seguimos enamorados o lo dejamos? Mucho se ha escrito de las separaciones matrimoniales, pero la ruptura de un noviazgo largo también suele resultar muy dura.

Las personas maduras e inteligentes, mujeres y hombres enamorados, saben que el noviazgo es una etapa destinada a conocer lo que es vivir con (y en) pareja. Es una etapa de prueba que concluye con un compromiso mayor o con la separación de los dos implicados en el proceso. Durante esta fase ambos aprenden a mutuamente conocerse mejor. Para ello, cada uno debe observar cómo responde ante un reto que exige superar el individualismo y que requiere entrega para ceder ante la otra persona en todo aquello, y será mucho, sobre lo que no opinen exactamente igual. En un amor verdadero nunca hay una persona que manda y otra que acata; son dos seres humanos que obedecen y siguen las mismas pautas que dicta una única pasión.

Hay algunas razones de peso para disolver una relación de noviazgo, si parece que no va bien. Si alguien no se separa de la persona equivocada, nunca tendrá la oportunidad de conocer a quien sí le podrá hacer feliz. Aparte de los motivos obvios (signos por ínfimos que sean de violencia, tendencia a la infidelidad,…), dos son los casos de alejamiento inmediato: Una insalvable diferencia de visión sobre el futuro a compartir; o la inmadurez de quien no sabe “lo que quiere”, porque nunca merecerá lo que tenga. Cuando no hay sintonía, la peor solución es confiar en que la otra persona cambiará: Primero, porque es más probable que le toque la lotería; segundo, porque si cambia, lo más previsible es que sea ella quien cambie de pareja; y tercero, porque cuando hay cambios del noviazgo al matrimonio, predominan los cambios… a peor.

En definitiva, si una relación no hace crecer a ambos, si no les hace mucho más dichosos, si no les hace superarse, mejorarse y quererse cada día más,… es absurdo aferrarse al dolor de un error de consecuencias crecientes. Por último, dejarlo no indica que ninguna de las personas sean inadecuadas para la vida en pareja; solamente lo son con ese partenaire. Sólo cuando una persona escoge reiteradamente parejas desacertadas, debe plantearse qué y cómo busca para dar de continuo con quienes resultan inapropiados.

También son muchas e importantes las razones para luchar por una relación, pero sólo si existe un amor mutuo capaz de superar cualquier otra dificultad desde el respeto para el encaje y la complementación. Las ventajas de amar son infinitas y nos descubren qué amor es verdadero: Sólo aquél que simplifica, alegra y estimula la vida, deshaciendo problemas y generando oportunidades. Son falsos amores los destructivos. Un genuino cariño crea, ilusiona y facilita su impagable desarrollo.

Buen indicador de estabilidad y acierto suele ser el dinamismo de un proceso de secuestro bilateral, nunca inmediato ni instantáneo, que no deja resquicios a la duda sobre el acierto. Las palabras “Te quiero” surgen con certidumbre de los labios de una pareja con la que comprometerse de por vida. Al principio con timidez; luego cada día, cada encuentro, cada mañana, cada tarde, cada noche,…

Versión .DOC para imprimir

Mikel Agirregabiria Agirre
blog.agirregabiria.net

Versión final en: mikel.agirregabiria.net/2006/seguimos.htm

Etiquetas: , , ,

jueves 12 de octubre de 2006

Free Hugs (Abrazos Gratuitos)


Un vídeo sobre la historia real de Juan Mann, quien lanzó una campaña mundial para que la humanidad se abrazase. En muchos lugares de Estados Unidos el éxito fue tan extenso que algunas autoridades PROHIBIERON la campaña Free Hugs.
Música de Sick Puppies.

Etiquetas: ,

martes 3 de octubre de 2006

Confiemos y viviremos

Nos engañamos más por desconfiados que por confiados.

Dicen que la confianza da asco, pero la ciencia comprueba que la confianza da… vida. Un estudio entre personas de edad comprendida entre los 55 y los 80 años, demostró que las personas confiadas gozaban de mejor salud y se sentían más satisfechas. Un segundo análisis comprobó que los confiados eran más longevos. Un tercer trabajo de campo, con jóvenes universitarios, reveló que los confiados tienen mejor sentido del humor. La conclusión es que la confianza está correlacionada con la salud.

La sabiduría popular lo sospechaba desde hace siglos. Proverbios y sabios aconsejan confiar en uno mismo y en los demás; y solamente desconfiar de quien nos arrastra hacia la desconfianza. Quien desconfía, invita a la traición. Así como la confianza obliga, la sospecha es incitación para hacer el mal que se le atribuye. Aún en el peor de los casos, es más agradable ser engañado en alguna ocasión por algún falso amigo que mantener la amistad llena de sospecha y desconfianza.

La confianza es el primer secreto del éxito. La existencia, para los desconfiados y temerosos, no es vida, sino una agonía constante. La condición esencial para ser optimista es mantener una absoluta confianza en sí mismo y en los demás. La fuerza es confiada por naturaleza. Ningún signo más seguro de debilidad que el desconfiar instintivamente de todo y de todos. Generalmente ganamos la confianza de aquéllos en quienes ponemos la nuestra.

La confianza se encuentra cuando el espíritu se siente tranquilo. La serenidad da seguridad, y viceversa. Confianza y amor comen en el mismo plato. Incluso la humildad nace de la confianza en los demás. Cada cual debe fiarse de sí mismo y de los demás, confiando que todos cumplamos con nuestro deber. Confiemos en la bondad, en la humanidad, en la eternidad.

Versión .DOC para imprimir

Mikel Agirregabiria Agirre. Educador
blog.agirregabiria.net

Versión final en: mikel.agirregabiria.net/2006/confianza.htm

Etiquetas: , , ,

viernes 15 de septiembre de 2006

Temblores

Más fuerte que un terremoto es sentir la caricia trémula de un corazón palpitante en estos tiempos de tiemblos.

¡Quién ha visto sin temblar, las noticias que nos dan! El mundo está temblando y nadie duerme tranquilo. Tsunamis, seísmos y guerras. Quieren estremecernos; aspiran a un mundo trepidante de personas temblorosas. Pretenden hacer temblar los cimientos de la civilización. Manejan mejor una humanidad que tiembla de miedo, de rabia, de soledad, de dolor, de enfermedad, de hambre o de frío.

Pero también hay temblores de amor. Hay pasiones vibrantes que sacuden el alma y que hacen retemblar el suelo bajo nuestros pies. Temblamos de alegría al recordar el último encuentro de enamorados; temblamos de deseo de sólo saber el próximo reencuentro; temblamos de emoción al vernos reflejados en una pupila parpadeante; temblamos de éxtasis al sentirnos cerca; temblamos de arriba a abajo cuando el amor vence al odio y la justicia destrona la iniquidad.

¡Aprendamos a temblar! Temblemos de querernos tanto y de sentirnos vivos. Temblemos de presentir la solidaridad y la libertad. Temblemos de aspirar a la felicidad y a la eternidad. Temblemos al vislumbrar la dignidad y la grandeza de todos los trémulos seres humanos. Sintámonos astros celestiales. ¡Somos estrellas que tiritan, titilan y tiemblan en el firmamento!

Versión .DOC para imprimir
Mikel Agirregabiria Agirre. Educador
blog.agirregabiria.net

Versión final en: mikel.agirregabiria.net/2006/temblores.htm

Etiquetas: , , , , ,

miércoles 30 de agosto de 2006

¿Por qué es mejor el verano?

Aunque podrían ser muchas más, enunciamos quince razones por las que preferimos veranear a trabajar,…

Tras la súbita transición entre la pausa veraniega y la rutina laboral conviene elaborar una lista de motivos concretos por los que somos dichosos en vacaciones, incluso más que un fin de semana de descanso en período no estival.

Lo primero es por todo aquello de lo que nos desprendemos. Despojarnos y quedarnos SIN:

1. Reloj, despertador, horario, agenda,...
2. Teléfono, ni llamadas o e-mails de trabajo.
3. Zapatos (descalzos o en chanclas se vive mejor).
4. Necesidad de coche, atascos, metro, transportes públicos,…
5. Prisas, urgencias, asuntos pendientes, problemas irresolubles,…

Y sobre todo, lo esencial que cambia nuestro entorno y percepción,… es vivir CON:

1. Luz, más horas de sol y más claridad durante todo el día.
2. Una meteorología favorable, de agradable temperatura diurna y nocturna.
3. La siesta, y un mayor número de horas (semi)dormidas, en tumbona a poder ser.
4. La piscina, el mar, el contacto con el agua, la arena, el césped,...
5. Sentirnos al aire libre, en el porche, el jardín, el campo, la naturaleza,...
6. El mero espectáculo de la gente despreocupada, sonriente y feliz.
7. Los viajes y las comidas y las sobremesas con los familiares y las amistades.
8. Momentos para reflexionar, sosegarnos, serenarnos, analizar con mayor perspectiva,…
9. Ocasiones de cuidar y agasajar a los seres queridos que no podemos ver todos los días.
10. Más tiempo compartido y disfrutado con las personas más amadas.

Versión .DOC para imprimir

Mikel Agirregabiria Agirre. Educador
blog.agirregabiria.net

Versión final en: mikel.agirregabiria.net/2006/verano2.htm

Etiquetas: , , , ,

sábado 26 de agosto de 2006

Hoy, un cuadro de Adrián Mata


De un joven y prometedor pintor, Adrián Mata García, a quien tenemos el gusto de conocer. Licenciado en Bellas Artes, ha expuesto en diversos foros. Aquí presentamos una obra seleccionada y cedida a la Asociación 11-M. Pueden leerse otros artículos sobre la tragedia del 11-M de 2004, aquí.

Etiquetas: , ,

jueves 20 de julio de 2006

Gentes del verano

El verano es tiempo de estar entre la gente.

Las vacaciones permiten ver nuevas gentes. Abundan y se hacen ver algunas personas mal educadas, peor aún, sin la menor educación, ni un mínimo deseo de educarse. Gritan, molestan y no aceptan la menor recriminación, lo que constituye un preocupante síntoma social indicativo de que ya nadie corrige, de que pasamos casi todos y que quien no abandona la utopía de enseñar modales es un raro espécimen.

Olvidando a esas gentes maleducadas, que no son sino caricaturas de sí mismas, el estío también es fuente donde nacen otros fascinantes seres animados, que tienen de vida un mes. Entre libélulas y mariposas, florecen algunas personas maravillosas. Son gentes que conocemos, alegres y despreocupadas, hasta que el síndrome de vuelta al trabajo y a la rutina les comienza a apagar.

Así siempre es el verano: movido, familiar, cálido, lúdico, delicioso, intenso, distinto, positivo,… entre gentes de aquí y de allá, entre gentes que se sienten más libres y menos solas.

Versión .DOC para imprimir


Mikel Agirregabiria Agirre. Educador
blog.agirregabiria.net

Versión final en: mikel.agirregabiria.net/2006/verano.htm

Etiquetas: , , , ,

lunes 3 de julio de 2006

El lector preferido

De las relaciones artificiosas establecidas entre personas, la más caprichosa y variable de todas es la formada entre escritor y lector.

Es obvio que no existirían escritores si no hubiese lectores (aunque este artículo pudiera ser una refutación). En realidad, todo texto tiene por colaborador a su lector. Sólo el buen lector convierte un escrito en algo valioso. La obra surge cuando se cierra el nexo entre dos misterios humanos, el del autor y el del lector. El verdadero escritor no lo pone todo en su prosa; su obra más capital se destina y se completa en el alma de sus lectores.

Algunos estilistas, como Papini, opinan que son dos funciones incompatibles, señalando que “si los escritores no leyeran y los lectores no escribieran, los asuntos de la literatura irían extraordinariamente mejor”. Otros, como Montesquieu, recomiendan lecturas diferentes: “Los libros antiguos, para los autores; los nuevos, para los lectores”. En todo caso, siempre es aconsejable haber sido lector impenitente antes que escritor incipiente.

Lo que pide quien escribe a quien le lee no es tanto su beneplácito, sino su atención. Lograr captar el interés de muchos lectores puede ser signo de calidad redactora, aunque los escritores de moda multipliquen las tiradas de los grandes clásicos. Tampoco sería aceptable lo contrario, que la excelencia literaria sea inversamente proporcional al número de lectores.

Goethe creía que la ambición en lectores era requisito imprescindible del autor: “El que no espere tener un millón de lectores que no escriba ni una línea”. Muchos lectores leen no para conocer otra opinión, sino para sentir la repetición de la suya propia. En la actualidad, los lectores buscan un autor que refleje sus ideas y emociones. En ocasiones, se convierten en verdaderos héroes a la espera de un autor de su sintonía. Ésos son los lectores que todo escritor anhela descubrir. Ahí, en el lejano y trémulo corazón de una persona lectora, duerme el premio tímido y virginal que busca quien escribe.

El genio Monterroso, maestro guatemalteco de la sencillez compleja, consideraba como lector ideal a Sherlock Colmes: “En realidad, cualquier lector es ideal porque no abundan. Aunque hay muchos grados de lectores ideales. Pero, claro, el lector ideal es quien está más capacitado para entender las referencias y alusiones de todo escrito y que, lo que no sabe, le atrae. Como un detective”.

Todo autor, uniendo lo útil con lo amable, enseñando y deleitando al mismo tiempo, solicita lectores, muchos o pocos, pero incesantes y apasionados, sus semejantes y sus hermanos, que le relean periódicamente. Sabe que existe un solo antídoto para prevenir en el lector el empacho del cargante "yo": la tersa y desnuda verdad. El escritor pide lo mismo que ofrece: fidelidad y sinceridad.
Versión .DOC para imprimir
Mikel Agirregabiria Agirre. Educador
blog.agirregabiria.net

Versión final en: mikel.agirregabiria.net/2006/lector.htm

Etiquetas: , , ,

domingo 2 de abril de 2006

Amor correspondido

El amor no correspondido es el más extendido y duradero, pero es superable, olvidable y sustituible por un amor recíproco.

Todo el secreto de la felicidad se basa en la elección justa de los amores, soslayando los no correspondidos y apostando fuerte por los amores que funcionan, en la pareja, en la amistad, en la profesión, en la vocación, en la vida,... El amor, en su mayor parte y en su fase preliminar, es amor no correspondido: Amor hacia una persona que no nos recompensa, amor hacia una labor no agradecida, amor hacia una afición que no progresa, amor hacia un destino que no avanza,…

Comprendamos que es el amor, o el odio, lo que mueve el mundo. Elijamos el amor, el amor correspondido, consumado y fructífero. Según Erich Fromm, hay varias formas de amor: maternal, fraternal, erótico, el amor a sí mismo y el amor a Dios. Los dos primeros penden de la suerte familiar de cada uno de nosotros; que los demás sean correspondidos depende de nosotros mismos.

Porque el amor no es esencialmente una relación con una persona específica, sino una actitud de quien ama, de quien por sí mismo dispone y ejerce la fabulosa capacidad de amar. Amar no es establecer una correspondencia bidireccional, sino proyectar el amor hacia alguien (o algo). La persona amada, o el objetivo del amor, puede responder o no. Si algo no funciona del todo, no esperemos que el tiempo lo cure porque la vida es breve. Tampoco caigamos en un enamoramiento pleno con quien no esté igualmente embelesado.

Pero el desamor no siempre debe ser devuelto, aunque quizá sea mejor así con respecto a una persona que definitivamente rechaza nuestro ofrecimiento de amor. Cuando no hay solución, recordemos la vieja técnica del OSO Necio: Obtener; si falla Sustituir; y en caso negativo Olvidar, sino queremos actuar como Necios. Otros afanes, casi todos como los profesionales o las amistades, pueden ser vencidos con tesón y coraje cuando lo deseado merece el empeño.

El esplendor del amor se alcanza con un amor correspondido, que siempre es posible. Para volar alto se necesita un corazón entero – respirando sincronizado con otro corazón- y dos alas, la del amor ofrecido y la del amor recibido. Por eso, cuando el amor nos responde y corresponde, sólo hay que reactivarlo y revivirlo día a día con pasión consciente y sentida. No dejemos apagar nunca un amor recíproco, porque el amor siempre puede crecer, un poco más, mucho más, hasta el infinito y aún más. Se puede estar eternamente enamorado… y correspondido.
Versión .DOC para imprimir
Mikel Agirregabiria Agirre. Getxo
http://mikel.agirregabiria.net/

Versión final en: http://mikel.agirregabiria.net/2006/correspondido.htm

Etiquetas: , , , ,

jueves 30 de marzo de 2006

La revolución de la ternura

La última revolución habrá de ser de ternura para comprender las diferencias y hallar el camino hacia una singularidad convivida en la abundancia de la multiplicidad.

Pablo Neruda citó, hablando del poeta Mayakovski, el invento de una alianza indestructible entre la revolución y la ternura. También Víctor Hugo sugirió que “la indignación y la ternura constituyen la misma facultad vuelta en los dos sentidos de la dolorosa esclavitud humana; y quienes son capaces de encolerizarse son también capaces de amar”. El mismo Ernesto "Ché" Guevara señaló que “a veces debemos endurecernos, pero jamás debemos olvidarnos de la ternura”. Antes se decía que una mujer sin ternura era una monstruosidad, todavía más que un hombre sin coraje; ahora, hemos de considerar que toda persona sin coraje y sin ternura es alguien truncado.

Lo cierto es que la ternura aunque soterrada, se halla por doquier. Jacques Brel, el trovador de la ternura, cantaba “Cuando sabemos dar la ternura y también sabemos recibirla, nos damos cuenta que se halla presente todas partes: en un perro, en un amigo o en una desconocida”. Hay una ternura infinita en todos los corazones humanos como en una noche llena de estrellas.

Aún los más centenarios y gigantes árboles, los que inspiran solidez, altura y firmeza, se rodean de una tierna corteza donde los amantes graban sus nombres y amores para la posteridad. La ternura nos hace vulnerables, nos convierte en humanos, y nos eleva a la categoría de ángeles mortales. Tenemos la misma edad que nuestra ternura. Nuestro desgaste de ternura no es más que amor sin utilizar, porque el amor crea ternura… que sobrevive al amor. La ternura es esa realidad que consigue superar al ensueño de la utopía.

Hay ternuras de todas clases. Todas, menos las ternuras postizas, son válidas. Un niño describió la ternura como una luz y un calor que permanece en nuestro corazón aunque afuera esté lloviendo. Por ello, la ternura infantil es la más entrañable, pero en la mirada de una mujer alcanza la ternura su expresión suprema. Aunque jamás en la vida encontraremos ternura mejor, más profunda, más desinteresada, ni más verdadera que la de una madre. Nunca agradecemos lo suficiente a las mujeres del mundo, por mantener algo de ternura y sensatez en nuestras infancias, en nuestros juegos y en nuestra existencia a lo largo de la historia.

La ternura es el reposo de la pasión, eso que convierte la existencia de la otra persona en nuestra segunda piel. Por ello, cuando se expresa la ternura, se expresa en plural. El escritor de la ternura, Jacques Salomé, cree que la ternura no es un estado permanente, sino un descubrimiento perpetuo que cada uno de nosotros podemos hacer, no a través de la fragilidad de las apariencias o la rutina de las costumbres, sino en una vivencia consciente y completa del presente. La ternura no nace de lo imposible, sino que engendra vitalmente lo posible.

Nada es pequeño para la ternura. Aquellos que esperan las grandes ocasiones para probar su ternura,… no saben amar. Si sólo por el sufrimiento se alcanza la grandeza, sólo por la ternura se descubre los grandes amores. Ternura es una palabra o un silencio convertido en ofrenda... para quien sabe escucharlo con confianza. Saber escuchar con tolerancia es otra de las mejores manifestaciones de la ternura. Una risa sin fronteras, un ligero roce y una caricia que hace temblar el suelo bajo nuestros pies,… son cumplidos reflejos de la ternura.

La ternura reencontrada es igual que unas gafas graduadas, destinadas a corregir nuestra prosaica visión de la vida. Cuando la muerte, la gran reconciliadora, llega a nosotros, nunca nos arrepentimos de nuestra ternura, sino de nuestra severidad. Nadie puede llamarse feliz hasta que haya aprendido a cultivar la alegría, la estima, la ternura y la buena voluntad hasta el punto de hallarse determinado a ser feliz todos los días, haciendo felices a los otros.

Todos buscamos ternura natural de forma desesperada. Jacques Brel lo cantó “Somos como barcos partiendo todos juntos en la pesca de la ternura”. Y recuerda: La ternura no pide nada, no espera nada, se basta a sí misma. Jamás hay que prestar la ternura; hay que obsequiarla, si no, duele demasiado.

Mikel Agirregabiria Agirre. Getxo
http://www.agirregabiria.net/mikel

Versión final en: http://www.agirregabiria.net/mikel/2006/ternura.htm

Etiquetas: , , , , , ,

miércoles 29 de marzo de 2006

De la sangría a la alegría

Todos los recursos humanos y materiales que dedicamos a protegernos reinvirtámoslos en que no haya quien nos atemorice.

Circula por Internet un bello artículo de Leire Saitua Iribar, una especialista en yoga, titulado “¡Alto el fuego, pero todos! ¡Todo el mundo a trabajar!” Habla de tiempos remotos, de la era de la agricultura sin armas y de cuando los nómadas pensaron que robar ganado y mujeres sería más fácil robar que sembrar, ¡qué pobres! Reprocha que algunos hayan sido como niños con armas, matando pájaros, supuestamente para defender "la casa de la madre".

Habla también de otros “mayores” que usan artefactos bélicas, epidémicos, mortales, en forma de patentes económicas de comercio injusto sobre propiedades inmorales como la del agua. Advierte: ¡Eh, vosotros, los grandes, vosotros también, a soltar las armas, que ya sois mayores! Que os queremos, os amamos y os necesitamos. Llenaos de amor, a rebosar.

Sugiere: Hacer el amor, eso es cosa de hombres, lo otro es pura amargura, puro miedo, pura impotencia, pura miseria. Que os comprendemos. Que todo esto ha sido seguramente cuestión de evolución. Que ya estamos en un punto de inflexión, listas y listos para traer el reino de los cielos a la Tierra. A trabajar todo el mundo, ahora más que nunca cada uno en su tarea.

Sigue… Es hora de reparar el entuerto,… Como primera medida, reciclemos las armas en herramientas de trabajo, que vienen tiempos de bonanza y sigue habiendo mucho estómago vacío, que vergüenza nos debería de dar. Y termina: Y a amarnos, como locos, como niños, jugando a vivir, libres, con alas, plácidos en el regazo de la madre, a descansar. Un beso, hermanas y hermanos. Maite zaituztet, oso eta oro (Os quiero, a todas y a todos y por todo).

La inmensa mayoría de quienes hemos sufrido la violencia hemos soñado con una sociedad justa, libre, democrática, centrada en lograr una convivencia pacífica, donde todos podamos ejercer nuestros derechos y desarrollar una vida feliz. Han sido largos años de hemorragia, de personas, de recursos, de tiempo, de no dedicarnos a remediar los problemas de fondo, de equidad y solidaridad. Ahora es el tiempo de las grandes soluciones, de una universal educación generosa a lo largo de la vida, que nos enseñe el camino de la verdad, de la fraternidad, de la alegría. Así, quizá, muy pronto sea verdad nuestro anhelo de poder decir una dichosa alborada: Hoy, sin nadie que nos amenace, amanece.

Mikel Agirregabiria Agirre. Getxo
http://www.agirregabiria.net/mikel

Versión final en: http://www.agirregabiria.net/mikel/2006/hogar.htm

Etiquetas: , , ,

lunes 2 de enero de 2006

Deseos para el 2006

Cada nuevo año reeditamos la vieja “lista de los deseos”. Convirtamos nuestro desiderátum en querencia y realidad.

DESEAR: Anualmente subimos a ese tranvía llamado deseo y desplegamos los mismos buenos propósitos: aprender idiomas, apuntarnos a un gimnasio o dejar de fumar, entre los más difundidos y modestos anhelos. También abrigamos otros deseos más ambiciosos, más profundos, más grandiosos. Cuando se desea, es mejor desear mucho. Lo que ennoblece al hombre no es sólo su obra, sino también su deseo. Cada alma se mide por la amplitud de sus deseos, como se prejuzga a una catedral por la altura de sus torres.

La vida no es significado; la vida es deseo. El deseo es una pregunta cuya respuesta nadie sabe. A quien nada desea, le vence lo poco. Sólo hay un principio motriz para los seres humanos: el deseo. Quizá, dos: el deseo y el miedo, pero éste no es sino un deseo al revés. Donde acaba el deseo comienza el temor. El deseo vence al miedo. Dicen que “el deseo y el peligro hacen los hombres sencillos”.

Es bueno desear, echar de menos. Pobres de aquellos cuyos deseos todos se cumplen. Los deseos insatisfechos son condición indispensable de la felicidad. Una vida feliz requiere alguien a quien amar, algo que hacer y algo que esperar (desear). Conviene hermanar los deseos, que son más que las necesidades, con las posibilidades. Porque todo deseo estancado es un veneno que entristece. La juventud suele ser inmoderada en sus deseos, por lo que feliz aquel y maduro es quien reconoce a tiempo y aparta aquellos deseos que no van de acuerdo con sus facultades. Así alcanzará una vejez donde la memoria recuerde el deseo satisfecho.

Los deseos deben canalizarse, porque los buenos deseos no bastan para merecer un mundo mejor. Es necesario actuar. Los perezosos siempre desean hacer algo, pero son más felices las personas continuamente ocupadas. Desear no basta: hay que soñar, querer y hacer.

QUERER: Amor y deseo son dos cosas diferentes; que no todo lo que se ama se desea, ni todo lo que se desea se ama. Amar no es sólo desear, es también querer. Amar sin desear es comer sin hambre. ¿Por qué es tan difícil "querer", mientras tan fácil es "desear"? Porque en el deseo se expresa la impotencia, y en el querer, el esfuerzo. El tiempo es corto para el que se empeña, e inacabable para el que sólo sueña. El verdadero amor es ala, cuando el sólo deseo puede ser yugo.

Del deseo deshecho surge el desencanto, el despecho, y el desespero. A menudo el deseo de lo que nos falta no nos permite disfrutar lo que poseemos. El proverbio dice: “Corazón que no tienes lo que deseas, si aprovechas bien lo que tienes, verás menguar tus ansias y aumentar tus bienes”.

HACER: El deseo se vuelve insaciable si no se transforma en amor y en hechos. La avidez del deseo no conoce límites, hasta que se procesa y cultiva como querencia viable mediante la voluntad y el trabajo. Nos deberían decir, al principio de nuestras vidas, que nos estamos muriendo, que nuestra ansia de trascendencia implica vivir la existencia al límite, cada minuto de cada jornada. ¡Hagámoslo! ¡Cumplamos ahora mismo lo que deseamos, sea lo que fuere, si verdaderamente lo queremos y está en nuestras manos! Sólo hay unos mañanas contados. Deseo, amor, y… acción.

Mikel Agirregabiria Agirre. Getxo
http://blog.agirregabiria.net

Versión final en: http://mikel.agirregabiria.net/2006/deseos.htm

Etiquetas: , , ,

lunes 22 de agosto de 2005

Amistad, dulzura y poesía

"Si quieres hallar en cualquier lado amistad, dulzura y poesía,...
llévalas contigo".
Cree un humilde servidor...
Mikel Agirregabiria Agirre

Etiquetas: , , , , ,

domingo 27 de marzo de 2005

Un beso tiene el sentido que se le aplique

Más besos con un CLIC El beso es el contacto de dos epidermis y la fusión de dos fantasías. Musset

Etiquetas: , , , , ,

martes 22 de marzo de 2005

La fortuna de amar

"La grandeza de una persona no se mide por sus bienes, sino por su capacidad de amar".
Opinamos algunos...
Mikel Agirregabiria Agirre

Etiquetas: , , , , ,

domingo 12 de diciembre de 2004

Personajes secundarios

Depresiones semanales propias de la noche del domingo, cuando el almanaque señala inexorablemente el “tempus fugit”.

La mayoría de nosotros somos personajes secundarios que vivimos historias anónimas de intrascendente relevancia. No podemos aspirar a nada más, a ser testigos a lo sumo, nunca protagonistas. No llegamos a la categoría de inocentes, ni de culpables; acaso culpables de inocencia, quizá más de indolencia. Nuestra “carrera de la vida”, lo que pomposamente dicen “currículum vitae” es un ridículo vital. Sólo nos queda un resquicio para ser virtuosos en la ciencia del vivir: Aprender a ensayar el arte de amar.

Nuestra vida es un viaje sólo de ida,… alrededor del mundo, hasta volver al mismo punto de partida. Morir donde nacimos tras emigrar y mudar de una etapa a otra. Una existencia anodina con algunos cuentos y muchas cuentas: cuentos incumplidos, cuentas pendientes. Lo prueba incluso el diario compromiso de escribir, para sosegar la lacerante desazón por el tiempo que parece escurrirse entre los dedos al tratar inútilmente de aprehenderlo. Hace años la agenda anotaba y verificaba objetivos; ahora su redacción es de aplastante futilidad. Pero "hay un tiempo para todo", dice el Eclesiastés. "Hay un tiempo para amar",....

La vida sigue escabulléndose a nuestro alrededor. Nos sentimos cansados de nadar en una bañera, sin avanzar pero con riesgo de ahogarnos, cercados por los muros de la rutina. Las penas son de enorme onda expansiva. La vida que nos sacude a empellones; nadie puede desoír sus llamadas,... Sólo cuando nada se espera, renacemos. Con palabras sabias de Reinhold Niebuhr: “Concédeme, Dios mío, serenidad para aceptar lo que cambiar no puedo, valor para cambiar lo que cambiar se pueda, y sabiduría para discernir la diferencia”. Es tiempo de amar.

Porque todo es por amor, incluso el odio que frecuentemente no es sino amor mal entendido. Todos mantenemos un temperamento de iceberg, que por timidez asoma apenas un 11% y con un alto riesgo de derretirse fácilmente si va a la deriva. Sentimos frecuentemente que en cada encrucijada, todas las opciones son caminos muertos, que nuestro progreso es el del cangrejo, y que nuestra biografía pertenece al "cajón de-sastre". Y entonces sucede el milagroso efecto del afecto.

Oímos una palabra amable en el momento en que más lo necesitábamos, cuando la vida mancha y desgasta. Ante un desengaño más, nos decimos “Soy un fracasado. ¿Qué he hecho de mi vida?”. Y alguien nos responde: “¡Te diré lo que has hecho de tu vida! Has sabido ganarte mi amor, y hemos compartido cariño, fidelidad, comprensión y sacrificio”. Entonces percibimos el rescate del amor, que siempre es factible mientras haya vida. César Pavese tenía razón: “Hay un solo placer, el de estar vivos, y todo lo demás es miseria”.

Vivos, nada más. Juntos, nadie es imperfecto. Todos somos sublimes, con una dieta continuada de cariño recíproco. La felicidad a dúo siempre es en Do Mayor. No dejemos las cosas para después. Ahora o nunca. Descubramos la genuina vocación de vivir: ¡Atrevámonos a amar! Porque sólo el amor derrochado nos rescatará de la mediocridad. El día despunta, será lunes. Son días gloriosos los lunes: ¡No desperdiciemos la séptima parte de nuestras vidas! Este lunes será un día propicio para amar.

Etiquetas: , ,

sábado 25 de septiembre de 2004

Cuento cruento

Historia de un hombre tan invisible que nadie se percató de que existía.

Era un soñador utópico, que conocía amargamente el eterno ahora de la soledad. De esa soledad llena de distancias. La rutina de su vida le llevaba al exilio de la incomunicación. Incluso viajaba en el metro para apretar su soledad con otros cientos de soledades. Bien sabía que la soledad almuerza con la tristeza, come con el abatimiento y cena con la desesperación.

Necesitaba una dieta de cariño. Una amiga a quien contra sus soledades. Una mujer que le liberara de los monstruos que nos devoran en la soledad. Una compañera que le ayudase a romper la asimetría de su pequeñez frente al colosal mundo exterior. Intuía que era sólo un Adán que soñaba con el paraíso, pero que siempre despertaba con todas sus costillas intactas.

Se encerró en casa, resuelto a no regresar a las hostiles calles. Apagó para siempre la televisión, donde sólo monologan gentes sin escucharse. Cuando se le acabaron los víveres, decidió tirarse por la ventana de su cuarto piso. Llevaba tantos días sin hablar con nadie, ni oír las noticias, que no supo de la huelga de limpieza. Cayó sobre una montaña de bolsas de basura. En pijama repasó sus desperfectos. Comprendió que había sobrevivido sin daños; apenas una gota de sangre en una rozadura. Pero, quizá con el batacazo, su soledad se hizo añicos.

No tenía llaves para volver a su hogar. Pidió ayuda a unos transeúntes. Le socorrieron con amabilidad. Desde aquel incidente su soledad, que había crecido más y más como un cerdo obeso, fue consumiéndose. Eligió abandonar el elegido destino de una mezquina soledad. La tristeza desapareció cuando descubrió que nunca conviene llegar al fondo de la soledad. Quienes le rodeaban se alegraron de su vuelta, tras aquel destierro de soledad.

Etiquetas: , , , ,

martes 7 de septiembre de 2004

La alegría se multiplica cuando la dividimos

"Lo que se otorga a la amistad vuelve multiplicado".
Proverbio francés.
Mikel Agirregabiria Agirre

Etiquetas: , , , ,

viernes 11 de junio de 2004

La edad de la verdad

Lost in translation”, otra película que nos revela el extravío de la soledad humana creciente con la edad.

Unos, los suizos, dicen que la edad no juega ningún papel excepto en los quesos; otros, los franceses, que la edad es importante sólo en los caballos; y terceros confirman que cada persona tiene la edad de su corazón (esto, en sentido fisiológico no puede ser más cierto, excepto en los trasplantados). Pero no olvidemos que Marcel Prevost decretó que “Nuestro corazón tiene la edad de aquello que ama”.

Para los que hemos llegado a esa madurez en la que uno ya no se deja engañar por sí mismo, esa edad en la que todavía se es joven pero con mucho más esfuerzo, hay relatos muy deprimentes, justamente por lo verosímiles y descriptivos que se demuestran. Existen dos películas referenciales al respecto, una de culto como “American Beauty” de 1999, y otra actualmente en cartelera como “Lost in translation” de 2003.

Resulta muy recomendable para cualquier humano dotado de un ápice de ternura, y especialmente para cuarentones en adelante, sentirse retratados en “Lost in translation”. La directora Sofia Coppola nos narra con silencios hondos y miradas cómplices, como quizá sólo sabe hacerlo una mujer que además es hija de Francis Ford Coppola, una historia de dos seres perdidos en un mundo extraño.

Seguramente nuestra vida cotidiana no nos lleve al ininteligible Tokio, ni a movernos en escenarios de millonarios hastiados de recibir regalos, pero muchos sentimos en lo más hondo –ocasional o frecuentemente - que no comprendemos nada de lo que sucede a nuestro alrededor, como si nos hablasen en japonés unos personajes exóticos que deambulan frenéticamente por nuestras vidas. En esas ocasiones, sólo cabe la huida... Pero no existe más evasión que la fuga hacia otro ser humano…

Y es entonces cuando el contraste entre la edad de la beldad y la edad de la verdad resulta cruel y despiadado, si uno no puede creerse que en la edad resida el misterio. La belleza insolente por su frescura y naturalidad de Scarlett Johansson, remarca el patético descubrimiento de la vacuidad vital del triunfador caduco encarnado por Bill Murray. Pero algo les une (¿la orfandad de la humanidad, la hermandad en la infelicidad?) y les alivia en una suerte de romance espiritual: la intimidad inocente entre dos supervivientes que se aferran al mismo salvavidas de una fugaz amistad imperecedera.

El producto es toda una prodigiosa exhibición de una relación de afecto basada en la comprensión y el entendimiento, quizá más exactamente en una complementación espiritual, improbable pero sugestiva. No es una película de acción, sino una obra maestra que se infiltra en el espectador con su lánguido devenir de guión intimista, describiendo ese sentimiento universal de la soledad, la decadencia y el paso del tiempo, de los que ni la todopoderosa riqueza exime.

La película parece defraudar durante su transcurso por la lentitud de la historia con un final esperable como la vida misma, pero al encenderse las luces y despertarnos a la realidad, algo profundo nos ha conmovido el alma con dos conclusiones obvias: “La edad no protege del amor. Es el amor quien nos protege de la edad”.

Etiquetas: , , , , ,

lunes 1 de diciembre de 2003

Equitativa felicidad

Vivimos una pandemia contemporánea de desencanto que llena las salas de espera de los psiquiatras con personas insatisfechas, deprimidas o angustiadas. Parecemos condenados, porque confundimos la felicidad con el espejismo del placer o la posesión de bienes externos. En pos de esa meta final, muchos recurren a “atajos” como las drogas o la acumulación de dinero. Pero la felicidad es un camino que sólo descansa sobre la verdad.

Existen muchas teorías sobre qué es la felicidad, y quizá aún más sobre cómo conseguirla, porque no es la felicidad sino la desgracia quien obliga a filosofar. Elaborar nuevas hipótesis resulta fácil y cada persona cuenta con su versión particular de lo que significa ser feliz. Por mi parte, hace años que mantengo una firme creencia, simple, consoladora y tranquilizadora: Todos somos igual de dichosos, o expresado de otra forma, la felicidad es el bien mejor repartido del mundo, porque está equitativamente distribuido.

Esta suposición inicialmente resulta difícil de creer, porque la felicidad parece un privilegio reservado a determinadas personas que parecen tenerlo todo: dinero, éxito, salud, familia, amor, fama,… mientras existen pobres de solemnidad, enfermos, solos y abandonados. Incluso parece haber sociedades enteras que chapotean en la prosperidad, mientras otros pueblos son aniquilados por el hambre, las plagas y el olvido.

Seguramente cualquier teoría sobre el reparto del bienestar debe partir de una definición plausible de qué es la felicidad. No existe expresión que tenga más acepciones: cada uno la interpreta a su manera, y dicen que valemos lo que vale nuestro concepto de bienestar. La felicidad parece venir acompañada del triunfo personal y social y de la ausencia de problemas, pero no es una suma de factores tan objetivos. A veces, con todo a favor sentimos la tristeza y en otras ocasiones, en medio del dolor y de las dificultades, percibimos la alegría. Y es que la felicidad es una función interior, un mecanismo implantado que aporta optimismo aun en circunstancias desfavorables. “¿Por qué buscáis la felicidad, oh, mortales, fuera de vosotros mismos?”, señaló Boecio.

Los autores clásicos apuntan hacia una felicidad episódica. Frost creía que “la felicidad es más intensa cuanto menos extensa”; Dostoievski que “la ley de la tierra es que el hombre debe ganar su felicidad mediante el sufrimiento” y Shaw que “ningún ser viviente podría soportar una vida entera de felicidad”. También los proverbios abundan en la idea de felicidad y desgracia discontinuas: “Felicidad de hoy, dolor de mañana”; o “cuando se es feliz es cuando hay que tener más miedo; nada amenaza tanto como la felicidad”. Parece que el ser humano se compensa con una función intermitente que adormece o aviva la sensación de felicidad según la situación sea halagüeña o desventurada. Este concepto de felicidad equitativa no pretende ser paralizante, sino estimulante de una existencia activa que no se malgasta en ilusorias envidias y que se dedica a la solidaridad y la ayuda hacia todos los demás.

El corazón humano conoce en este mundo solamente una felicidad: amar y ser amado. El amor es encontrar en la felicidad de otro, la propia felicidad. Del mismo modo que produciendo riqueza nos ganamos el derecho a consumirla, sólo disfrutaremos la felicidad cuando la procuremos a los demás. Cuántas vidas se desperdician rebuscando una felicidad que ya se tiene, pero que no se ve. La felicidad verdadera consiste en amar lo que tenemos, no las cosas sino las personas con las que convivimos, sin apenarse buscando absurdas quimeras que creemos que nos faltan. El secreto de la felicidad reside en el infinito e inagotable amar.

Etiquetas: , , ,

lunes 17 de noviembre de 2003

Escaños infantiles

EN MI PUEBLO DE VACACIONES INFANTILES, UBIDE (ANTES UBIDEA), DE DONDE PROCEDÍA MI ABUELA PATERNA.Esta propuesta surge de una antigua idea adaptada a los tiempos modernos desde la perspectiva de un educador. La anécdota original fue de Theodore Hoover, primer decano de la Escuela de Ingeniería de Stanford y hermano del Presidente norteamericano Herbert Hoover. En cierta ocasión dibujó de memoria un plano de la herrería de su padre en Iowa y puso un círculo pequeño cerca de la fragua. Al preguntársele qué significaba indicó: "Un asiento para niño", donde podía sentarse un muchacho a observar el trabajo del herrero, escuchar la conversación de los mayores y soñar mientras centelleaba la forja ante sus ojos.

Muchos recordamos ese asiento que ocupamos de niños, y que bien pudo ser un saco en la trastienda del almacén único del pueblo, como la tienda de "Margari" llena de provisiones y con cajones de cereales diversos en mi inolvidable Ubidea. Desde ese ángulo situado en los confines del mundo todopoderoso de los mayores, los niños atendíamos, escuchábamos y aprendíamos. De vez en cuando nos encomendaban algún recado. "Muchacho, trae esa caja", ordenaba alguien, y nuestras manitas torpes y frágiles se tornaban cuidadosas y firmes para no derramar el contenido. Desde aquel asiento los niños espiábamos los chismorreos del pueblo y decidíamos cuáles creer y cuáles desechar. A veces habladurías y temas que no eran adecuados para nuestros oídos, pero todo era parte del emocionante proceso de aprendizaje y de criterio entre lo bueno y lo malo. Lo cierto es que el número de asientos para niños ha desaparecido de forma alarmante a través de los años. Fueron sustituidos por la imperfecta televisión, aparte del dilatado tiempo escolar. Algunos añoramos aquel "escaño infantil", como inmejorable observatorio donde se captaban los infinitos matices del humano razonamiento y del humano sentir, y cuyas enseñanzas nunca olvidaremos. El proverbio dice "Allá va el niño, donde le tratan con cariño". Y desde aquel asiento vivimos una serie de "desilusiones felices" que acabaron con nuestra infancia.

Solicitamos recuperar esos escaños infantiles en todos los foros públicos actuales, y que dupliquemos su efecto mágico entre niños y adultos: Que la infancia recupere sus butacas en las barreras de la experiencia, y que la presencia de los niños regule la conducta de los adultos en los escenarios más decisivos. Que se oiga una advertencia que parece olvidada: ¡Que hay niños delante! De este modo, la función de regulación puede ser recíproca. Imaginemos que en los Parlamentos y en los Ayuntamientos se disponga una Fila Cero en las sesiones plenarias, con veinte o treinta niños observando atentamente qué hacen sus mayores. Seguro que desaparecerían muchos espectáculos improcedentes de nuestros prebostes, enfrentándose e insultándose con nunca lo harían los chiquillos. Víctor Hugo dijo que "Cuando un niño nos mira, se siente que Dios nos sondea". Sólo un docente puede comprender lo que es "saltar a la pista" de un(a) (j)aula, ante varias decenas de pares de ojos que todo lo escrutan. Seguro que con más escaños infantiles, los niños aprenden a comprender a los adultos, y que ante la presencia de los niños los adultos aprenden a no comportarse como. adultos, porque los niños adivinan qué personas les aman (don natural que con el tiempo se pierde), y aprecian no lo que somos, sino lo que queremos ser (de ahí su reputación como fisonomistas intuitivos).

Esta sugerencia va muy en serio, como todo lo relacionado con los niños de quienes hemos de reaprender. casi todo lo que olvidamos al inflarnos con la edad. Abramos las escuelas para que el fermento de los niños se desborde por toda la sociedad. Así seremos más concientes en todas nuestras actuaciones de que existen niños, acreedores del máximo respeto y que enlazan el pasado con el futuro. La ancestral sabiduría china proclama: "De niños todos hermanos, de mayores todos enemigos". Seamos niños. Las grandes personas son aquéllas que no pierden ni su corazón inocente, ni su poder de crecer, ni su insurrección genuina por la que dicen: lo "único que quiero es todo". El niño es el padre del hombre, porque siempre habrá un niño en el hombre verdadero.

Etiquetas: , , , ,

martes 12 de agosto de 2003

Cómo NO hacer amigos

Interesante recopilación con 270 formas de molestar a la gente. Extraído de La Frikipedia, la enciclopedia '''extremadamente''' seria, ... Merece la pena leerlo: te ríes... y aprendes.
  1. Mordisquea los bolis que te hayan prestado.
  2. Asómate por encima del hombro de alguien, murmurando mientras lees.
  3. No mires nunca a los ojos de tu interlocutor.
  4. Mantén fijamente tu mirada en los ojos de tu interlocutor, sin apartarla.
  5. Cambia siempre de canal, justo 5 minutos antes del final de cada programa.
  6. Oculta los productos de uso diario en lugares inaccesibles.
  7. Pregunta a la gente de qué sexo son.
  8. Repite siempre lo que diga cualquiera como una pregunta.
  9. Toca el tambor sobre cualquier superficie disponible.
  10. "Olvida" el final de un chiste largo, pero asegura al oyente que "era buenísimo".
  11. Repite lo siguiente una docena de veces durante una conversación: "¿Oyes eso?", "¿Qué?", "No importa, ya ha parado."
  12. TECLEA SÓLO EN MAYÚSCULAS.
  13. teclea sólo en minúsculas.
  14. no uses ningun signo de puntuacion ortografica
  15. .sèver la ebircsE
  16. Siempre que puedas, esquiva en vez de andar.
  17. Informa a todo el que conozcas de tus teorías conspiratorias sobre el asesinato de Kennedy, los OVNIS y O.J. Simpson.
  18. En el autoservicio, especifica que te vas a llevar tu pedido para llevar.
  19. Si tienes un ojo de cristal, golpéalo con el boli ocasionalmente mientras hablas con otra gente
  20. Empieza cada comida chupando todos los alimentos y di que es "para que nadie te la birle"
    Llama a tu perro "Perro".
  21. Mantén tus limpiaparabrisas siempre funcionando sin importar el tiempo que haga para "mantenerlos a punto".
  22. Contesta a todo lo que digan con "Eso es lo que tú piensas..."
  23. Explica que llevas siempre el casco de la bicicleta puesto como parte de tu "entrenamiento como astronauta".
  24. Ajusta el color de tu tele para que toda la gente parezca de color verde y dile al resto que es "porque me gusta así".
  25. Dile a los teleoperadores del 1004 que su voz suena gay y pídeles una cita.
  26. No añadas ninguna inflexión al final de tus frases, produce silencios raros dando la impresión de que dirás algo más en cualquier momento.
  27. Pega chips anti-robo en las mochilas de la gente.
  28. Pide cortezas de cerdo para acompañar a tu filete.
  29. Graba trozos de "Sweating to the Oldies" sobre las escenas clave de películas de alquiler.
  30. Rechaza tomar asiento en los restaurantes, y limítate a comerte los aperitivos al lado de la caja.
  31. Compra una cantidad exagerada de conos de tráfico y redirige calles enteras.
  32. Escribe "X - TESORO ENTERRADO" en lugares al azar en todos los mapas de carretera de alguien.
  33. Enciende bengalas en una tarta de cumpleaños.
  34. Ponte a dar vueltas por un restaurante pidiéndole al resto de los comensales un poco de perejil.
  35. En la lavandería, usa una secadora para cada uno de tus calcetines.
  36. Cómete el relleno de las Oreo, y deja las galletas otra vez en la bandeja.
  37. Mientras estés haciendo una presentación, mueve ocasionalmente tu cabeza como un periquito.
  38. Miente sobre cosas triviales, como la hora que es.
  39. Deja tus luces de Navidad encendidas hasta septiembre.
  40. Cámbiate el nombre por el de "John Aaaaasmith" para aparecer el primero en la guía telefónica. Di que es un nombre hawaiano, y exige a la gente que pronuncie cada "a".
  41. Siéntate en tu jardín apuntando con un secador de pelo a los coches que pasan para ver si frenan.
  42. Ponte mucha colonia.
  43. Escucha discos de 33rpm a 45rpm, y di que la velocidad superior es necesaria por tu "procesamiento mental superior".
  44. Sigue a los cantantes en la opera.
  45. Corta tu hierba con tijeras.
  46. En un torneo de golf, canta "swing-batabatabata-suhwing-batter!"
  47. Pide a la camarera una silla para tu "amigo imaginario".
  48. Ve a un recital de poesía y pregunta en cada poema por qué no rima.
  49. Haz preguntas misteriosas a tus compañeros de trabajo y apunta sus respuestas en un bloc de notas. Murmura algo sobre "perfiles psicológicos".
  50. Pon la misma canción cincuenta veces en el equipo de música.
  51. Dibuja señales extraterrestres en el césped del jardín de tu casa.
  52. Concierta citas para el 31 de septiembre.
  53. Invita a un montón de personas a las fiestas de otras personas.
  54. Deja la fotocopiadora preparada para reducir al 200%, extra oscuro, papel de 17 pulgadas, 99 copias.
  55. En el concepto de todos tus cheques, escribe "por masaje sensual".
  56. Aplasta de un golpe los sobrecitos de ketchup.
  57. Aprende a hacer ruidos de fax y módem.
  58. Subraya información irrelevante en documentos científicos y manda una copia "cc" a tu jefe.
  59. Termina todas tus frases con las palabras "como dice la profecía".
  60. Señaliza el final de una conversación tapándote las orejas con las manos.
  61. Desarma tu pluma y lanza el cartucho "accidentalmente" por la habitación.
  62. Di números aleatorios mientras alguien esta contando.
  63. Grapa documentos en el medio de la página.
  64. Investiga públicamente cómo de lento se puede croar como una rana.
  65. Pega bocinazos y haz la ola a los extraños.
  66. Intenta tocar "William Tell Overture" dándote bajo la barbilla. Cuando casi hayas terminado di "No, espera, me he liado" y repite.
  67. Canta la sintonía del show de televisión Batman tan fuerte como puedas, una vez y otra, y otra...
  68. Dile a la gente que su acento no confunde a nadie.
  69. Escribe el sorprendente final de una novela en su primera página.
  70. Pon alarmas a horas aleatorias.
  71. Aprende código Morse y mantén conversaciones con amigos en público consistentes en "Beeeep bip bip beeeep bip.."
  72. Compra grandes cantidades de hilo dental de menta solo para saborearlo.
  73. Deja tu cinta de "Nine Inch Nails" en el estéreo del viejo tío Ed, con el volumen convenientemente ajustado.
  74. Viste únicamente prendas de color naranja butano.
  75. Ponte los pantalones del revés.
  76. Comienza todas tus frases con "Ohh la la!"
  77. Saca diariamente a tus compañeros de la pereza matinal con "Metal Machine Music" de Lou Reed.
  78. Deja la impresora de alguien en modo comprimido-cursiva-apaisado.
  79. Paga tu cena en céntimos.
  80. Pon cascabeles a todas tus prendas.
  81. Deja propinas en moneda boliviana.
  82. Pide que todo el mundo te llame "Conquistador."
  83. Junta bien fuerte todas las piezas planas de Lego.
  84. En los villancicos de Navidad, canta "Jingle bells, Batman smells" hasta que no puedas más.
  85. Viste una capa que rece "Magnífico".
  86. Termina la canción de las 99 botellas de cerveza.
  87. Canta entera la canción "Esta es la canción interminable" de Lampchop.
  88. Deja el intermitente puesto durante cincuenta millas.
  89. Simula que tu ratón es un emisor-receptor de radio, y habla por él.
  90. Coge el coche y conduce media manzana, luego aparca de nuevo.
  91. Informa a los demás de que ellos sólo existen en tu imaginación.
  92. Cultiva el acento Noruego. Si eres Noruego ponle un deje sureño.
  93. Agárrate de vez en cuando al mobiliario, informando a los curiosos de que no te quieres caer "si llega el gran terremoto".
  94. Tararea deliberadamente canciones pegadizas para tus colegas, como "Feliz Navidad", "Sugar" o "Macarena".
  95. Inventa jerga informática sin sentido en conversaciones y averigua cómo se las apaña la gente para evitar aparentar ser un ignorante.
  96. Pide "crear una interfaz" con alguien.
  97. Recita frases molestas sin cesar, como "sticky wicket isn't cricket."
  98. Mira la imagen estática de la televisión y di que puedes ver el "dibujo mágico".
  99. Arrastra los pies sobre una alfombra seca y peluda y busca alguna víctima (¿electricidad estática?)
  100. Construye tu propio "Star-Trek tricorder" y "escanea" a la gente con él, diciendo los resultados.
  101. Narra todo lo que hace una persona acción por acción con la voz nasal de Howard Cossell.
    Ladra de vez en cuando con voz aguda.
  102. Di "O.K., eres gay" a cualquier cosa que diga alguien.
  103. Mientras alguien habla, huele sus hombros.
  104. En una conversación, mira por la ventana y di "Espera, vuelve a empezar. No estaba prestando atención".
  105. Pregunta a todos si se han puesto desodorante hoy.
  106. Quítate los zapatos y déjalos encima de la mesa.
  107. Cuando hables a alguien, mira a un punto situado 5 centímetros a su derecha.
  108. Cuando estés cerca de alguien de "clase alta" pregúntale "Perdone, ¿tengo un moco colgando? Creía que me lo había quitado."
  109. Intercambia el mobiliario del jardín de un vecino con el de otro.
  110. Llama al trabajo y diles que tienes algo mejor que hacer hoy.
  111. Cómprate un pez naranja y pregúntale al dependiente si viene con patatas fritas.
  112. Prueba todos los sabores de helado y dile al dependiente lo que no te gusta de cada uno.
  113. Saca la cera de tu oreja y pregunta si podrías usar su manga para limpiarte.
  114. Insiste en que cosas completamente ridículas son verdad, como que Clinton es todavía presidente.
  115. Habla con un fuerte acento galés.
  116. Ponte una zapatilla de cada color.
  117. Aprende "Ice Ice Baby" de memoria y recítalo sin fin.
  118. Muéstrate en completo desacuerdo con cada cosa que cualquiera diga.
  119. Tírales piedras a la gente que pase al lado de tu casa.
  120. Cambia de canal de televisión cada dos segundos.
  121. Insiste en que Celine Dion es mejor que los Beatles.
  122. Cada vez que alguien diga algo, suelta una carcajada, como si hubieran contado un chiste muy bueno.
  123. Llama a McDonald's e intenta reservar mesa para esa noche.
  124. Pasa todo un fin de semana imitando a R2-D2.
  125. Llama a números arbitrarios y di que has secuestrado a su hija.
  126. Recita los primeros 4.000 decimales de Pi. Pregunta a la gente si también lo quieren oír en binario.
  127. Simula que te has quedado completamente sordo.
  128. Ve a casa de la gente, entra directamente al frigorífico sin decir hola, y zámpate su comida.
  129. Habla tan bajo que la gente tenga que pedirte constantemente que lo repitas.
  130. Recita en voz alta los secretos más embarazosos de la gente en los restaurantes.
  131. Toca la guitarra eléctrica fuerte y mal, cuando vengan los vecinos a pedir que bajes el volumen toca más fuerte y peor. Cuando vengan a quejarse de nuevo di "Oh, lo siento. Creí que me pedisteis que tocase más fuerte"
  132. Intenta meter la palabra "cornucopia" en cada frase que digas.
  133. Conduce por el lado contrario de la carretera.
  134. Aprende a tocar el piano en secreto, ve a casa de un amigo que tenga piano. Di que tu nunca has tocado el piano y toca "Jesu Joy of Man's Desiring" perfectamente a la primera. Di "Será que soy un pianista natural..."
  135. Ve en canoa y canta la sintonía de Hawai 5-0.
  136. Di que hasta hace poco pensabas que Michael Jackson era una mujer.
  137. Ponte una gorra y repite "¡Qué passa tronco!" sin cesar.
  138. Ve a un concierto de Metallica con una camiseta de Michael Bolton.
  139. Dile a todo el mundo que eres primo de Bill Clinton.
  140. Saca fotos de la gente que va por la calle y sal corriendo.
  141. Dedica tu vida a la política, hazte presidente de los Estados Unidos, y entonces sube todos los impuestos un 90%.
  142. Traga una lata entera de Coca-Cola de un trago y suelta un eructo brutal.
  143. Insiste: fue Bobby quien disparó a J.R.
  144. Ladra como un perro cada vez que alguien diga la palabra "el".
  145. Cablea el coche de la gente para que el claxon empiece a sonar tan pronto como se encienda el coche.
  146. Ve a trabajar en monociclo.
  147. Escribe correos electrónicos a Microsoft contándoles que has descubierto errores en Windows XP que realmente no existen.
  148. Mira fijamente a alguien durante aproximadamente cinco minutos, asegúrate de que sabe que le estás mirando fijamente. Entonces empieza a acercarte lentamente mientras tarareas el tema de Misión:Imposible. Husmea su cabeza y aléjate corriendo. Repite.
  149. Refunfuña continuamente durante una conversación.
  150. Quita la goma de todos los lápices de tu casa, o mejor aun, de la casa de otro.
  151. Cuando estés en el chat, deletrea todo incorrectamente.
  152. Repite sin cesar las canciones de Weird Al Yankovic enteritas.
  153. En un día caluroso de verano, conduce empapando a la gente con pistolas de agua.
  154. Compórtate como un borracho cuando estés caminando por una calle llena de gente.
  155. Vístete completamente de blanco y ve a luchar en el barro.
  156. Ve hacia alguien que esté comiendo. Ponte a mirarlo fijamente hasta que se de cuenta. Continúa haciéndolo hasta que te pregunte qué estás haciendo. Responde "He estado viéndote comer los últimos 30 segundos... ¡Que raro eres!" Vete del restaurante.
  157. Habla contigo mismo constantemente mientras caminas.
  158. Mueve el marcalibros de alguien tres páginas adelante cuando no estén mirando.
  159. Llama a la operadora. Cuando te pregunten "¿Puedo ayudarle?" responde "No gracias, sólo estaba ojeando".
  160. Ve a una máquina de regalos y consigue un par de ojos saltones falsos. Cuando los tengas, graba la banda sonora de "La Dimensión Desconocida" una y otra vez. Conduce con los ojos falsos puestos y la canción a todo volumen. Cuando te detengan, salta al asiento del acompañante y di "¡Estaba aquí hace un minuto agente!"
  161. Una noche que no sea Halloween, consigue unos cuantos amigos y disfrazaros como Jason de Viernes 13. Entonces colocaros de pie en una autopista separados un kilómetro cada uno.
  162. Después de entrar en una pastelería, siéntate en el suelo con las piernas cruzadas y empieza a gritar con voz de crío que no te han puesto suficientes virutas de chocolate.
  163. Esconde pasas en los donuts de crema de la gente.
  164. Pon fertilizante a la mitad del jardín de tu vecino.
  165. Pon A535 (calentador líquido) en el pequeño agujerito de los desodorantes de la gente.
  166. .
  167. .
  168. Añade entradas en blanco a las listas para que parezcan mas largas.
  169. Llama a todos los buscas que conozcas y déjales el teléfono del McDonald's local como mensaje.
  170. Lava y cepilla los árboles de tu jardín.
  171. Tírales los periódicos de vuelta a los repartidores.
  172. Di a la gente que llevan la cremallera bajada cuando usen pantalones de chándal.
  173. Ponte en algún lugar concurrido. Carraspea y ponte a mirar y a apuntar. Observa cuánta gente se pone a mirar.
  174. Cuando estés en una conversación, di aleatoriamente "Hola", "Buenos días señor ¿cómo ha pasado la noche?" o "Que tenga un buen día, gracias".
  175. Pon cinta aislante encima de las luces del coche de alguien.
  176. Dirígete a extraños al azar insistiendo que eres un familiar suyo.
  177. Vístete como un "rico de clase alta" y lava cristales en los semáforos de calles al azar. Pide un euro educadamente con acento castellano.
  178. Cuando te pare la policía y venga caminando hacia tu coche, avanza lentamente y hazle caminar un trozo más. Sobretodo si llueve.
  179. En la oficina, ve cerrando todas las puertas por las que vayas pasando.
  180. Ponte siempre a la espalda de la puerta en los ascensores.
  181. Sonríe exageradamente, hasta que te duelan los mofletes, a cada vendedor del pueblo.
  182. Cuando estés delante de un cajero intenta mantener una conversación con él, o discute con él porque te ha robado tu tarjeta. (Mucho mejor si además hay cola para usarlo)
  183. Desdobla todos los clips que encuentres y después cambia cada borrador (de pizarras) por gomas.
  184. Exige que te den pruebas de todo lo que te digan (ejemplo: "Hola, soy Bob, encantado..." "DEMUESTRALO!")
  185. Afila todos tus lápices EXACTAMENTE a la misma medida.
  186. Contesta a todas las preguntas con otra pregunta. Cuando la otra persona diga algo que no sea una pregunta, grita "¡He ganado!".
  187. Haz como si fueras un cliente en un banco o en cualquier institución similar. Cuando te llegue el turno y te sientes frente al escritorio para que te atiendan, empieza a reorganizar todo lo que haya encima de la mesa siguiendo distintos patrones. Si te dicen algo diles que "sólo estás reorganizando unas cosillas".
  188. En lugar de cantar "99 botellas de cerveza en el muro", canta "999,999,999 botellas de cerveza en el muro".
  189. Llama a todas las chicas que conozcas "tío".
  190. Canta todas las canciones de PaRappa The Papper y Um Jammer Lammy, juegos de PlayStation.
  191. Lleva un reproductor de CD a un concierto y escucha el CD insistiendo que tiene "mejor calidad"
  192. Aprieta el botón de "apagado" del PC de alguien cuando esté casi terminando de escribir un trabajo largo, una novela etc. Discúlpate sinceramente, diciendo que creías que era el botón de ajustar el enfoque.
  193. LLama al 911 y respira pesadamente.
  194. Toma una ducha. Siéntete culpable. Devuélvela.
  195. Pasa el cortacésped a tu alfombra (o preferiblemente a la alfombra de otro).
  196. Aspira tu césped. (Lee la nota 198)
  197. Recita poesía Shakespeariana a todo el que conozcas.
  198. Ve a McDonalds y pide una Whopper Big King.
  199. Encarga una pizza y pregúntales si pueden "poner la masa encima esta vez, por favor" con voz muy enfadada.
  200. Cada vez que alguien te pida que hagas algo o te diga algo, pregúntale "¿Es una amenaza?".
  201. Cuando vayas en ascensor pide parar en pisos al azar con diferentes voces, y cuando llegues observa como nadie sale del ascensor.
  202. Si vas en ascensor con extraños, empieza a cantar una canción que todo el mundo sepa, entonces espera que los demás empiecen a cantar también. Si no empiezan a cantar, incrépales: "Todo el mundo conoce esta canción. ¿Sois estúpidos?"
  203. Haz ruidos de coche en voz alta (como cambiar las marchas) mientras vas caminando.
  204. Siempre que alguien diga algo, pregúntale qué significa la palabra más sencilla de las que ha dicho. Cuando lo explique, pregúntale qué significa la palabra más sencilla de su explicación. Repítelo durante toda la conversación.
  205. Acércate a alguien y dile "¿Te molestan las preguntas irrelevantes?" y aléjate rápidamente.
  206. Acaba todas tus frases con "Culo veo, culo quiero".
  207. Mete y saca compulsívamente la punta de tus bolígrafos o portaminas durante un examen en la escuela.
  208. Actúa como si fueras invisible.
  209. Convence a la gente de que eres sordo como una tapia y háblales en un lenguaje de signos inverosímil.
  210. Tírate todo el día en un restaurante de comida rápida y espera a ver cuánto tiempo pasa hasta que tienes que pagar tus "rellenos gratuitos". (En ocasiones estos lugares ofrecen la posibilidad de rellenar las bebidas cuando se te acaban)
  211. Abre tu mochila o maletín constantemente y pregunta "¿Tenéis suficiente aire ahí dentro?"
  212. Mientras vas en un ascensor chilla: "¡¡¡¡AAAAAGGGGGHHHHH!!!! ¡¡¡VAMOS A MORIR!!!" sin razón aparente.
  213. Llama a todo el mundo "comunista".
  214. Explica aquello de "los pequeños hombrecillos verdes" detalladamente a alguien, y cuando no te crea, acúsale de ser uno de ellos camuflado.
  215. Pide a tus vecinos que os reunáis.
  216. Cuando alguien acabe una frase di, "¿Y entonces qué pasó?"
  217. Pásate a ti mismo por el intercomunicador, pero no intentes camuflar tu voz.
  218. Envía cadenas estúpidas con consecuencias fatales como "Si no envías esto a 300 personas en 4 segundos morirás instantáneamente." e insiste después que es verdad y que le pasó a tu tío.
  219. Cuando andes empuja un carro invisible y haz ruiditos chirriantes.
  220. Dirígete a gente desconocida y pregúntales, muy seriamente "¿Conoces los bollos tío?"
  221. Aclara tu garganta cada 3 o 4 palabras cuando estés hablando.
  222. Mira a tu mano sorprendido y di: "¡Wow! ¡no sabía que tenía esto!".
  223. Si vas conduciendo y ves una de esas pegatinas de "¿qué tal conduzco?", llama e informa a la operadora de que el conductor esta haciendo un gran trabajo.
  224. Cuando conduzcas y lleves a algún conocido, cada pocos segundos, pega un frenazo e insiste en que una ardilla acaba de pasar por delante.
  225. Cuando hagas listas, repite entradas para hacer más largo el listado.
  226. Cuando hagas listas, repite entradas para hacer más largo el listado.
  227. Siempre que alguien te cuente algo, responde diciendo: "Ya lo sé".
  228. Envía esta lista por email a todos tus amigos.
  229. Pregunta constantemente a alguien "molesta? molesta?" una vez, y otra, y otra.
  230. Dale golpecitos en el hombro a alguien varias veces.
  231. Empieza cada frase con: "Por todos los Dioses..."
  232. Cuando estés discutiendo, no importa de qué, grita sin parar "¡No veo tu nombre escrito!".
  233. En público, actúa como si estuvieras vendiendo algo en la teletienda.
  234. En un restaurante, devuelve tus platos varias veces para que les hagan cambios y después de un rato di que "¡Eso no es lo que yo había pedido!".
  235. Ve a una zapatería y pruébate todos los zapatos. Después di que no estas interesado en ninguno.
  236. Ponte azúcar en el pelo, siéntate cerca de un desconocido, y r´sscate la cabeza como un poseso.
  237. Sintoniza una tertulia en la radio de tu coche, baja la ventanilla y empieza a cabecear y a hacer cuernos.
  238. Camina con una espada y un escudo de plástico, y dile a los desconocidos: "Debo vengar la muerte de mi padre."
  239. Pon cinta adhesiva en la puerta de tu casa como anti-robo.
  240. Pega monedas al suelo.
  241. Pon mal aposta la fecha y el año en los trabajos que entregues a tus profesores.
  242. Haz tus exámenes y ejercicios de física y matemáticas usando sistemas de numeración diferentes a la notación decimal de toda la vida: hexadecimal, binario, números romanos, base 7 o, por qué no, base e. Mezcla varias notaciones distintas en un mismo ejercicio. Si el profesor protesta o se niega a corregirte, acúsale de no saber matemáticas y de no estar capacitado para ejercer la docencia.
  243. Llama a números al azar y di: "Hola, soy Julie de la heladería Baskin Robins. Si puedes nombrar 31 sabores en 31 segundos obtendrá una cucharada gratis."
  244. ESCRIVE TODO CNO MALLUSCUALS Y MLA.
  245. Consigue dos móviles y habla contigo mismo delante de otras personas.
  246. Come cosas como sopa o yogur con tenedor.
  247. Come cosas como bistec o espaguetis con cuchara.
  248. Di "ahá" u otras muletillas cada dos palabras que diga un compañero mientras le escuchas.
    Cada vez que alguien empiece un refrán, acábalo diciendo: "¡Patada en los huevos!" (Por ejemplo: "A quien madruga...¡Patada en los huevos!").
  249. Cuando alguien pregunte por qué te comportas así o por qué has hecho algo responde: "Porque soy escocés".
  250. Coje un amigo y poneos a bailar la polca en medio de una calle concurrida.
  251. En medio de una conversación, salta de improviso de donde estés e, indignado, exclama: "¡Hablemos del milenarismo!"
  252. Si alguien se te adelanta en esto, añade: "¡¡Cojones ya!!"
  253. Entra en el centro comercial en formación de comando militar, y cuando veas un segurata, grita: "NOS HAN DESCUBIERTO, ¡¡¡RETIRADA!!!"
  254. Ponte a pescar en una fuente pública.
  255. Si ves a alguien vestido de amarillo, recita: "Pollito Crispin, amarillo limón, se fue a casa llorando por no saberse la lección".
  256. Cuando te dirijas a alguien que no conozcas, habla con un acento argentino, gallego, andaluz... Al despedirte, di la ultima frase con voz normal.
  257. Saluda con una reverencia a todo aquel que te presenten.
  258. Ponte Gafas de sol de noche, no sonrias y quedate mirando fijamente y con cara amenazante a alguien hasta que huya.
  259. En medio de la calle grítales a tus acompañantes: ¡NOOOOO!¡¡¿POR QUÉ MATASTE A MI MAESTROOOO?!!
  260. Saluda a la gente que se te cruza por la calle y que no has visto en tu vida llamándoles José o Ana.
  261. Si ves a alguien que tropieza por la calle, ponte detrás y asegura, levantando las manos, que no ha sido falta.
  262. Empieza las frases diciendo: "Mirusté" y habla sin mover el labio superior.
  263. Tras recibir un beso en la mejilla pon mala cara y límpiatela
  264. Con un amigo, coged un rotulador para pizarra y empezad a dibujar fórmulas en un cristal, imitando a los de C.S.I. (o enfermedades cómo el Dr. House)
  265. Intenta poner faltas ortográficas garrafales en todos los textos que escribas. Si te intentan corregir, adelántate y empeóralas.
  266. Coge una motosierra y ponte a perseguir gatos mientras les insultas.
  267. Si diseñas un formulario de registro, haz que los futuros usuarios repitan la contraseña 10 veces (o más).

Etiquetas: , ,

viernes 6 de diciembre de 2002

Clásicos del cine: Matar un ruiseñor

Etiquetas: , , , , , ,

martes 5 de febrero de 2002

Todo conocimiento comienza por el sentimiento

"Sólo los buenos sentimientos pueden unirnos; el interés jamás ha forjado uniones duraderas".
Auguste Comte, 1798 -1857 sociólogo francés
Mikel Agirregabiria Agirre

Etiquetas: , ,

viernes 16 de noviembre de 2001

Amigas de toda la vida


polaroid
Originally uploaded by yosigo!!!.

Luz

y

futuro

para

quien

mantiene

una

amistad.

Etiquetas: ,