-- Año VI - Nº 1727 -- Noticias clave del día en www.iblnews.com --
  Opiniones destacadas en INTERNETOPINA.IBLNEWS.COM
 
Publicar opiniones   Normas    Buscar  en  
Ocultar las opiniones sobre noticias : Ver las opiniones sobre noticias   - la elección se guarda en una cookie -
Ver todas las opiniones

El peso del alma
 De:  Mikel Agirregabiria Agirre
 
 Enlace:

 7-9-2003

 
Texto del mensaje:

 

El peso del alma



     Se ha estrenado en el Festival de Venecia una esperada película del director Alejandro González Iñárritu, titulada "21 Gramos" en referencia al peso aproximado que, según ciertas fuentes, pierden las personas en el momento de morir. Para algunos esotéricos esta masa representaría el peso del alma humana que abandona el cuerpo tras la muerte. Esta irrisoria y extravagante explicación que tasa el alma nos causa un manifiesto desasosiego a muchas personas en esta secularizada y descreída sociedad, cuando escuchamos esa cifra de “tara del alma”, porque parece confirmar que existe un alma que se alza con sus alas del alba. Así pues queda despejada la duda de Shakespeare: ¿Existe el alma? La pervivencia de la propia identidad es como la sed del hombre. Sin esta persistencia del "yo" toda la creación no es para él otra cosa que un inmenso "¿Para qué?".

 Obviamente este peso corresponde al aire de espirar al expirar, que ya no retorna cuando se exhala el último lamento, pero no deja de ser fastidioso que hasta eso sea aquilatado en tan postrera ocasión. Esos últimos pocos litros de aire, con su nitrógeno, oxígeno, vapor de agua,… se describen más poética y excelsamente por Bécquer como “Los suspiros son aire y van al aire. Las lágrimas son agua y van al mar”, trasponiendo el final “Dime, mujer: cuando el alma (amor) se eleva (olvida), ¿sabes tú a dónde va?”.

 Quienes fuimos niños que destripábamos juguetes buscando sin hallar su alma, incluso aunque seamos de ciencias, preferimos creer que incluso en cuerpos pequeños se agitan almas muy grandes, que sobrepasan los 21 gramos, defendiendo que la dimensión del alma sólo es la medida de amor que acumula y que el alma es un océano bajo la piel que sólo se llena con eternidad.

[Estaba cavilando sobre estas disquisiciones cuando mi consorte Carmen me llama para cenar. Le resumo mis reflexiones, pero como se le quema la sartén se vuelve a la cocina rezongando que lo que nadie ha determinado, hasta el momento, es cuánto pierden algunas viudas cuando fallecen sus pesados maridos,… en kilos y en años. Tanto pragmatismo desarma el misticismo de mi liviana alma. Termino para que no se me enfríe la cena. Ya saben: Primum vivere, deinde philosophare.]

                     Mikel Agirregabiria Agirre. Getxo (Bizkaia)


Artículo original. También publicado en Sr. Director (6-9-2003), Vistazo a la Prensa (6-9-2003), IzaroNews (6-9-2003), Hispanidad (9-9-2003, retitulado "El alma no tiene fecha de caducidad"), Ávila Digital (10-9-2003), Noticias de Salamanca (2-11-2003), CyberEuskadi (Columna diaria, 31-12-2003),...
© IBLNEWS Corp. New York | Información General | Protección Datos  Comunicación | Redacción | Sugerencias