Número 164   II época
 
Lunes, 18 de agosto de 2003
  Política
  Autonomías
  Internacional
  Economía
  Tecnología
  Kiosco
  Medios
  Salud
  Deporte
  Religión
  Chismógrafo
  Personajes
  E-mail del director
  Artículos 
  Firmas 
  Libros
  Música
  Cine
  Teatro
  Restaurantes
  Hoteles
  Escapadas
  Agenda cultural
  Calidad de vida



Dinero: Sal de mi vida

Mikel Agirregabiria Agirre (18 de agosto de 2003)

     Hace poco alguien me preguntó directamente cuánto dinero ganaba en mi profesión de educador, con intención de apartarme de mi vocación al proponerme un empleo mejor retribuido. Sólo acerté a responderle que ganaba… lo suficiente y rechacé una oportunidad laboral que me hubiese permitido ciertos lujos que jamás obtendré. Días después, se me ocurrió una respuesta preferible que le hago llegar a través de estas líneas, en la confianza de que las leerá mi interlocutor, que era de ese tipo de personas inteligentes pero despistadas, que se pasan la vida haciendo cosas que detestan para conseguir dinero que no necesitan y comprar cosas que no quieren para impresionar a gente a la que odian.

     Al principio me quedó la duda de si había sido justo con mi familia, negándoles algunas oportunidades al optar por permanecer en mi campo profesional, que nunca ha estado bien retribuido en comparación con otras actividades. A lo largo de mi vida sólo he descubierto un modo cierto de conseguir dinero: trabajando, con el único inconveniente de que es cansado. Y cuando has elegido una carrera que te apasiona, ya no es fácil dar saltos profesionales sólo para ganar más dinero.

     La misma palabra dinero proviene del ´denario´ romano, al igual que salario procede de la sal, sustancia escasa que desde la edad del hierro se usaba como valor de pago, porque servía tanto para condimentar como para curar heridas y conservar la carne o el pescado. A aquel empresario que creía que el dinero es la lámpara de Aladino, le debía haber repreguntado cuánta sal tenía en su casa. Se hubiese sorprendido, al igual que lo hice yo con pregunta tan absurda, para terminarme respondiendo lo mismo: Suficiente. El dinero debe ser como la sal, o el azúcar… Debes preocuparte si te falta el necesario para vivir, pero obsesionarse con acumular más de la cuenta sólo conduce a la arteriosclerosis o a la diabetes. El dinero es como el tiempo: si no lo pierdes, tienes bastante. Muchos preferimos contar los recuerdos y las gratificaciones que nos aporta nuestro oficio elegido, como si fuera el mejor dinero contante y sonante.
 

Mikel Agirregabiria Agirre. Getxo (Bizkaia)

Artículo original. También publicado en Estrella Digital (18-8-2003), Diario de Noticias (18-8-2003), Diario de Navarra (20-8-2003), Diario del Bierzo (20-8-2003), Diario de Ávila (21-8-2003), Granada Digital (21-8-2003), ¿Qué pasa? (CHILE, 22-8-2003), Prensa Libre (COSTA RICA, 26-8-2003), InfoNorte Digital (27-8-2003), Sr. Director (30-12-2003), El Debate (IblNews, 30-12-2003),...