EDICION
Portada
Navarra
Pamplona y Cuenca
Estella y Merindad
Tudela y Ribera
España
Mundo
Economía
Cultura, ocio y soc.
Deporte
Opinión
El Tiempo
Humor
¡Qué Mundo!
Cartelera
Televisión
Ecos de sociedad
Agenda de Servicios
Agenda Cultural
Loterías
Horóscopo

SUPLEMENTOS
El Camaleón
Merindad de Estella
La Ribera

CANALES
Osasuna
Internet
Cine
Sanfermines
ESPECIALES
11 de Septiembre
Liga
Mundial Pelota
FIESTAS DE NAVARRA
Alsasua
Tafalla
Estella
Tudela
COMUNIDAD
Chat
Navarra Virtual
Foros de debate
Encuestas
Tú&Compañía
SERVICIOS
Servicio de Empleo
Información para Empresas
Tienda
Hemeroteca


 
Cine| Sanfermines | Osasuna | Internet | Empleo
 

ARTÍCULO ORIGINAL
Miércoles, 9 de abril de 2003. Núm. 2464

ARTÍCULO ORIGINAL
ARTÍCULO ORIGINAL

CARTAS AL DIRECTOR


El asesinato imposible

 Una película obligatoria, "El americano impasible", que describe simultáneamente la intervención estadounidense en Vietnam y la realidad actual en Irak del expansionismo americano, relatando una historia verídica del nacimiento de la CIA desde la agencia previa, el OSS. Los mismos protagonistas, hace 50 años y hoy: un país asiático, los jóvenes americanos impasibles y los europeos maduros, que han sobrevivido a cruentas guerras en sus metrópolis, y que saben bien que las guerras, como los terremotos y otros cataclismos, no pueden ganarse. También aparecen y permanecen los periodistas honestos, profesionales al servicio de sus lectores y de sus periódicos, sin otros amos. Sólo cambian los extras, es decir, las víctimas que deben reponerse, porque en este mundo hay maquinarias imparables que usan como combustible la vida humana.

Para saber toda la verdad sobre el terrorismo es imprescindible ver esta crónica de historias lejanas y actuales, escrita sublimemente por Graham Greene en 1955, intuyendo lo que pasaría en Vietnam durante décadas: una destrucción salvaje en nombre de la "democracia americana". Una novela profética sobre el amor, la traición, el asesinato y el origen de las guerras. Después de los atentados del 11-S, el estreno de esta producción independiente se canceló indefinidamente, pero ahora podemos verla y asombrarnos al reconocer elementos comunes, correlaciones, paralelismos con lo que sucede a nuestro alrededor y en el mundo. La narrativa habitual del cine americano se transforma y se supera. El héroe bueno, el amigo y los malos, la chica disputada, el final feliz. ¿El americano impasible, Pyle, asesinaría con la misma brutalidad sin el disfraz de idealismo pusilánime? El periodista, Fowler, protagonista y narrador, cuando finalmente toma partido, ¿también queda en entredicho porque utiliza, indirectamente, medios inmorales? Sólo las víctimas, Phuong y los anónimos sacrificados en atentados que sirven de pretexto, son inocentes.