Señor director:
 

Paz, democracia y periodismo

 Resultaría deseable para la inmensa mayoría de lectores bienintencionados e inteligentes, disponer de un periodismo escrito que contribuyese con su decisiva aportación y obligada reflexión a moderar y apaciguar la crispación política que vivimos. Pero parece que esto no sucede entre nosotros. Queda descartada la prensa radical, manifiestamente incapaz de describir la complejidad de un conflicto desde su notoria renuencia a escribir siquiera correctamente los apellidos de los adversarios. ¿Cómo podría nadie comprender la posición del ‘Lendakari’ o de ‘Arzallus’, si el medio transmisor deforma hasta el nombre de los proponentes?

 Tristemente, la “gran” prensa del Estado español, EL PAÍS y EL MUNDO, también han optado por alentar la crispación, confundiendo información y opinión. Incluso el cuidadoso EL PAÍS incurre en errores de bulto ‘informando’ en sus portadas que el Parlamento vasco ‘desafía’ al Estado, verbo incorrecto en una sección informativa. Pero el colmo, hasta la fecha, ha sido la “Carta DEL Director” Pedro J. Ramírez del 26-10-2003: No se sabe si para pedir entre líneas el voto hacia el PP en el domingo electoral de la Comunidad de Madrid, termina su alegato donde ha comparado expresamente a Catilina con Ibarretxe, y a Cicerón con Mayor Oreja (¡ahí queda eso!) suscribiendo las siguientes y literales palabras: “Cicerón…consiguió que Catilina y sus seguidores quedaran ilegalizados y desterrados de la ciudad. Ellos se echaron al monte y fueron aniquilados”.

 Desde Euskadi, Sr. Ramírez, esperábamos mucho más de su contribución al diálogo y a la paz. Algo más que desear o profetizar el “destierro y aniquilamiento” de personas, aunque sean vascos bárbaros (en el sentido romano del término). Modestamente quisiéramos recordarle que siglos antes y después de la desintegración de su evocado Imperio Romano, en un rincón de Europa pervive un pueblo vasco.

Mikel Agirregabiria Agirre

Artículo original 27-10-2003. También publicado en IblNews (27-10-2003), Noticias de Salamanca (27-10-2003), Estrella Digital (28-10-2003), Ávila Digital (28-11-2003), Rebelión (28-10-2003), JovePress (29-10-2003),...
 

Réplica en Piensa un Poco (28-10-2003)

Señor Agirregabiria

Lejos de mi defender a la prensa en general, y a la española en particular. Precisamente porque esta me parece falaz y desinformada me interesan publicaciones como PunP. Sin embargo, encuentro que el articulo del Sr. Agirregabiria es una muestra de esas clases de falacias que le hacen a uno despreciar a la prensa diaria nacional. Me temo que, antes que la prensa, es el señor Ibarretxe o Ibarreche (cuando quiera nos ponemos a discutir cual es la manera "correcta" de escribirlo) el que se dedica a agitar la situación, a crispar a la gente con "soluciones" inútiles que en nada contribuyen a la tranquilidad y paz de los ciudadanos.

Se me ocurren unas cuantas iniciativas distintas más importantes para lograr la concordia que propone el citado señor Lendakari o Lehendakari o Presidente del Gobierno de la Comunidad Autónoma Vasca, que lo único que persigue es abundar en la diferencia. Si la reciente actitud de su conmilitón Sr. Atutxa o Atucha (ditto) para con sus adversarios políticos sirve como guía, me parece que la actitud de la prensa nacional es una anécdota graciosa comparado con lo que les espera a los ciudadanos vascos no nacionalistas en un futuro "Estado Libre Asociado". Saludos Cordiales.

Javier Echanove (o Echanobe o Etxanobe o como a usted, señor Agirregabiria, le parezca bien).--

Javier Echanove

Contrarréplica en Piensa un Poco (29-10-2003)

Señor Echanove


Coincido plenamente con usted en su afirmación de que “la prensa en general, y a la española en particular le parece falaz y desinformada y en que por ello le interesan publicaciones como PunP”. De ahí mi colaboración frecuente en PunP.

 

Lo que no veo es dónde está “la muestra de esas clases de falacias que le hacen a uno despreciar a la prensa diaria nacional” en mi Carta al Director. Simplemente señalé, y reitero, que difícilmente serán fieles con un mensaje quienes se niegan, incluso, a respetar del autor el modo en que escribe su apellido o su cargo. El Lehendakari Ibarretxe, o el Presidente del Gobierno Vasco, formas ambas correctas (que no Lendakari Ibarreche) plantea una “Propuesta para la Convivencia” (dato informativo), y no ningún plan secesionista (opinión legítima, pero discutible). De su contenido podemos debatir cuanto le plazca, con la única condición de que lo lea. Y la mejor prueba de que no lo ha leído, es que incurre en el error de mencionar "Estado Libre Asociado", cuando nunca se cita “Estado”, sino “Status” (palabra más cercana a Estatuto). Usted, involuntariamente, aporta un manido ejemplo de falacia, la del nuevo ESTADO, que repite por efecto de la tergiversación de los medios a la que nos hemos referido y que repudiamos ambos.

 

Por último, y ya que usted lo plantea, respetando las normas ortográficas de Euskaltzaindia (la Academia Vasca), la forma correcta en euskera de su apellido vasco sería Etxanobe, que como sabrá perfectamente significa suelo de la pequeña casa (etxa-no-behe). Pero usted es muy dueño de escribir su apellido de origen vizcaíno como mejor le plazca, y yo siempre respetaré su grafía, Sr. Echanove, que me parecerá perfecta si es la que usted prefiere. Y le agradezco que escribiese mi apellido como yo lo escribo, y no como Aguirregaviria (porque en euskera no existe esa u, ni la letra v).

 

Reciba mis más cordiales saludos, Sr. Echanove.

 Mikel Agirregabiria Agirre