Docentes decentes

 Mikel Agirregabiria Agirre. Comentarios o sugerencias para el autor...


Una anécdota para reconocer a nuestros maestros más diestros.

 La noticia imposible es aquella que no es noticia porque acontece repetidamente, en miles de lugares, todos los días, con millones de protagonistas, de miles de formas distintas. No es noticia ni pueden ser identificados el quién, el cómo, el cuándo, el dónde, el por qué, el para qué,… Los intérpretes de tantas noticias imposibles son todos esos “anónimos héroes y heroínas”: padres y madres que preparan el desayuno para sus hijos, quienes conducen los autobuses o trenes para llevarnos a trabajar, quienes desempeñan funciones esenciales aunque desconocidas para que dispongamos de agua, luz o correo, o quienes nos auxilian en situaciones de dolor o emergencia.

 Una de las categorías más nutridas de quijotes desconocidos es el profesorado. Cada día escolar, en miles de aulas, millares de profesoras y profesores han educado a millones de alumnas y alumnos. Su loable trabajo debe merecer el máximo respeto de toda la ciudadanía, pues no en vano les encomendamos nuestro bien más preciado: nuestros hijos e hijas, nuestra juventud que son nuestro único futuro.

Reina la profesionalidad entre nuestro profesorado, pero aún cabe proseguir avanzando hacia máximas cotas de perfeccionamiento y excelencia que sólo proporciona la acendrada vocación del magisterio. En todo proceso de enseñanza-aprendizaje el método insuperable es el ejemplo. Incluso entre colegas pedagogos, el ejemplo del profesor provisor y promotor de buenas prácticas docentes es el mejor probador y verificador del camino que todos hemos de seguir.

 Recientemente he sido testigo de uno de esos aldabonazos a nuestra conciencia didáctica, por parte de un colega. En estas fechas de exámenes, inopinadamente se presentó un alumno libre para realizar un examen final de un ciclo de formación profesional. Generalmente su preparación es deficiente, y en pocas ocasiones logran superar la evaluación que han preparado por su cuenta en difíciles condiciones de compatibilizar trabajo y estudios. Ante la sorpresa de su inesperada presencia, el alumno hubo de esperar una hora en la secretaría del centro, mientras el departamento aludido elegía una prueba para la ocasión.

Se pidió que pasase el nervioso alumno, y alguien sugirió que para controlar el ejercicio, el alumno se quedase en un rincón de la amplia sala de profesores. El alumno, al oír la propuesta, se puso aún más angustiado mirando alrededor de aquel escenario, cómodo para el profesorado pero perturbador para el alumnado. Entonces, un admirable colega de ésos que valen su peso en oro, nos dio una lección a todos. Dirigiéndose al alumno, y mientras le acompañaba de nuevo hacia la puerta, le dijo: “Vamos mejor a un aula, porque todo este instituto y todos los profesores estamos aquí para ayudar a alumnos como tú”. No sé qué les pasó a los demás, pero un detalle así a algunos nos deja sobrecogidos al reconocer a un educador motivado, que se siente responsable de todo su alumnado, y que sabe perfectamente a qué dedica su vida.

Publicado en
Autores Católicos (24-6-2004, colaboración frecuente y continuada), Ávila Digital (Colaboración antigua y regular, 27-6-2004), E-Galicia Digital (Colaboración regular, 24-6-2004), Estrella Digital (frecuentes colaboraciones, 25-6-2004), El Torrenti (antigua y continuada colaboración, 25-6-2004), Gaur Egun (24-6-2004), CyberEuskadi (Columna diaria, 24-6-2004), Kaos en la Red (24-6-2004, editor autorizado), El Debate (IblNews, 24-6-2004, comentarios muy interesantes), Foro Republicano (Colaboración continuada, 24-6-2004), Sr. Director (Colaboración continua, La Bona Vida, 24-6-2004), Vistazo a la Prensa (24-6-2004), Portal Miami (24-6-2004), Vorem ('Veremos' en valenciano, colaboración continuada 25-6-2004), Foros EITB (Colaboración regular, 24-6-2004, comentario interesante), Uribe Kosta Digitala (Colaboración diaria, 24-6-2004), Revista Pangea (Colaborador asiduo, 25-6-2004), Carta-Traca nº 118 (Sección propia en Galicia Información 24-6-2004), Minuto Digital (24-6-2004), Prensa Libre (Principal periódico impreso de Costa Rica, 26-6-2004, muy frecuente colaboración), El Torrenti (Renovada colaboración diaria, 25-6-2004),...