Piel de miel

 Mikel Agirregabiria Agirre. Comentarios o sugerencias para el autor...


Seamos conscientes de la nuestra influencia sobre las personas con quienes nos cruzamos en la vida.

 Mientras desayunaba, he leído el sugestivo mensaje publicitario del frasco de miel: “Para traerle a usted esta miel, las abejas han recogido el néctar de cinco millones de flores y han volado 240.000 Km., lo que equivale a dar seis veces la vuelta al mundo”. Me quedo un rato pensativo: Una abeja obrera vuela a 20 Km/h revoloteando sus alas 11.400 veces por segundo, consume una energía que le hace perder la tercera parte de su peso, realiza unas 15 excursiones al día visitando en cada una más de 100 flores, y a lo largo de toda su vida - menor de 2 meses- produce solamente la décima parte de una cucharada de miel. De repente, la tostada con melaza de brezo de mi amigo Antxon parece que nos invita a una reflexión.

Pocas veces somos conscientes de toda la historia de un objeto, o de todo el pasado de cada persona con la que nos cruzamos. Ante una pirámide o una catedral sí percibimos la voluntad de tantas vidas y de tantas generaciones, pero el esfuerzo acumulado de quienes conviven con nosotros pasa más desapercibido. El médico que nos atiende o la profesora que nos enseña han debido recorrer un largo camino de preparación y experiencia para orientarnos acertadamente con un atinado consejo.

 

 Cada uno de nosotros recibe constantemente el influjo de cientos de otros seres humanos, vivos o muertos. Nuestras decisiones nos han construido como somos, pero también y en gran medida nos han forjado nuestros progenitores, nuestros familiares, nuestros maestros, nuestros vecinos, nuestros amigos, nuestras lecturas, a veces escritas por autores de hace muchos siglos…

 

Advirtamos el poderoso efecto de nuestras actitudes y de cada uno de nuestros actos cotidianos sobre otras personas en el futuro inmediato, medio o remoto. En nuestras vidas insignificantes poseemos más trascendencia de la que suponemos. Nosotros no perduraremos, pero sí nuestros hijos y los frutos de nuestras obras. Hagamos el bien, diez o cien veces al día, sembremos una mies de miel sin hiel, como esa fiel piel de un ser querido que nos da la mano para caminar juntos hacia la eternidad. Porque cada miel y cada piel contienen una larga historia detrás de su dulzura.

Publicado en
Autores Católicos (Frecuente colaboración, 28-6-2004), El Confidencial Digital (30-6-2004), Estrella Digital (Insistente aparicion, 30-6-2004), Gaur Egun (26-6-2004), CyberEuskadi (Columna diaria, 28-6-2004), Kaos en la Red (28-6-2004, comentario), El Debate (IblNews, 28-6-2004, comentarios numerosos), Foro Republicano (Colaboración continuada, 28-6-2004), Sr. Director (Colaboración continua, 28-6-2004), Vistazo a la Prensa (28-6-2004), Portal Miami (28-6-2004), Vorem ('Veremos' en valenciano, colaboración continuada 28-6-2004), Foros EITB (Colaboración regular, 29-6-2004), Uribe Kosta Digitala (Colaboración diaria, 28-6-2004), Revista Pangea (Colaborador asiduo, 28-6-2004), Carta-Traca nº 120 (Sección propia en Galicia Información 29-6-2004), Página Digital (Argentina, frecuente colaboración, 29-6-2004), El Torrenti (Renovada colaboración diaria, 28-6-2004), Periodismo Católico (8-7-2004),...

1