Preguntas acertadas

Mikel Agirregabiria Agirre

Oportunas preguntas complejas para una sola respuesta obvia

 Tuve un alumno que tras la inevitable decepción que le producía cada examen me decía: “Tengo mala suerte. Me sabía todas las respuestas, pero no he entendido las preguntas”. Todos aprendemos pronto que es mucho más importante atinar con las preguntas que acertar con las respuestas. Joubert dijo que “Las preguntas descubren la amplitud del ingenio, y las respuestas sólo su agudeza”, y el poeta Edward Estlin Cummings proclamaba la cíclica relación de “Siempre la hermosa respuesta que plantea una pregunta aún más hermosa”. En la obra de Calderón de la Barca, “A Dios por Razón de Estado”, se recoge el siguiente diálogo:

INGENIO. Ésa es la excelencia mía.
ATEO. Di: ¿Cuál?
INGENIO. Saber preguntar para saber responder.

 Lo cierto es que con frecuencia la pregunta llega terriblemente más tarde que la respuesta. Definitivamente es mejor saber algunas de las preguntas que todas las respuestas. André Gide sentenció: “Hay más respuestas en el cielo que preguntas en los labios de los hombres”. Si lo esencial son las preguntas, ¿por qué no enumeramos una docena de interrogantes trascendentales que solucionarían prácticamente la totalidad de nuestras desgracias?

 1- ¿Cómo se alcanza la felicidad?
 2- ¿Qué me permitiría lograr lo que aprecio?
 3- ¿Por qué unos son afortunados y otros desdichados?
 4- ¿Cuál es la causa para que sólo algunos se realicen vital y profesionalmente?
 5- ¿Existe un camino viable que conduce a la perfección individual y social?
 6- ¿Puede ser gratificante el trayecto para lograr todo lo que deseo?
 7- ¿Dónde reside el secreto de aprender y aportar?
 8- ¿Qué me hace sentirme dichoso en mi vida ahora?
 9- ¿Cómo puedo disfrutar en mi compromiso con los demás?
 10- ¿Con qué me sentiría orgulloso de mi contribución a la sociedad?
 11- ¿De qué modo puedo amar y ayudar más cada día?
 12- ¿Qué remedio podría resolver todos los problemas de la humanidad?

 Tantas trascendentales cuestiones tiene una respuesta única y simple: la educación. ¿Por qué nos cuesta tanto a todos adivinarla? Acaso porque ninguna pregunta es más difícil que aquélla cuya solución es obvia. Un proverbio camerunés asegura que “Aquel que se hace las preguntas, no puede evitar las respuestas”. Quizá esta reflexión sirva a las jóvenes generaciones, las de nuestros hijos que no saben adónde van… probablemente siguiendo nuestro mismo camino. Sugerencia final: Para transmitir estas recomendaciones hagamos que el fondo de la cuestión sea asimismo la forma, siguiendo el juicioso consejo que va desde Sócrates a Dale Carnegie: “Hagamos preguntas, en vez de dar órdenes”.

Publicado en Uribe Kosta Digitala (6-3-2004), CyberEuskadi (Columna diaria, 6-3-2004), Kaos en la Red (6-3-2004), El Debate (IblNews, 6-3-2004, comentarios), Sr. Director (6-3-2004), Vistazo a la Prensa (6-3-2004), Portal Miami (6-3-2004), Foro Republicano (6-3-2004), Foros EITB (6-3-2004), Vorem (6-3-2004), Ecología Social (8-3-2004), Autores Católicos (8-3-2004), Página Digital (Argentina, 8-3-2004), Revista Hasten + Cultura (10-3-2004), Ávila Digital (3-5-2004), Carta-Traca nº 80 (Sección propia en Galicia Información 6-4-2004),...