Un año sin ETA

 Mikel Agirregabiria Agirre. Comentarios o sugerencias para el autor...


Asesinar para defender un ideal no es defender un ideal, es asesinar.

El 30 de mayo se cumplirá un año desde el último asesinato de ETA, cuando mató vilmente a Julián Embid y Bonifacio Martín, en Sangüesa (Navarra). Aparte de la tregua, delimitada por los homicidios de Manuel Zamarreño en Rentería y de Pedro Antonio Blanco en Madrid, entre el 25-6-1998 y el 21-1-2000, sólo en 1970 hubo un periodo tan extenso sin ETA.

 El declive de ETA es debido a una confluencia de motivos, pero indudablemente la causa última de todas estas razones radica en el rechazo social y la náusea universal que provocan sus acciones, tanto dentro como fuera de Euskadi. Su manifiesta decadencia operativa, en brutales asesinatos y en fenómenos asociados como la violencia callejera (1.113 sabotajes en 1996), es quizá preludio de su final, y constituye la mejor noticia que puede recibir la ciudadanía pacífica, con independencia de su ubicación geográfica o sentir político.

 ETA puede contribuir al futuro de Euskadi,… desapareciendo definitivamente. Su creciente gusto por los comunicados extensos sustituyendo a armas y explosivos, deberían llevarles a la elemental conclusión de que su opinión sólo podrá ser escuchada y respetada cuando ellos dejen de acosar y disparar a quienes discrepan de sus posiciones políticas.  

El fin del akelarre etarra traería verdaderamente la “construcción nacional” después de tanta “destrucción racional” y “obstrucción pasional”. Significaría, en primer lugar, una catarsis ética colectiva para todo un Pueblo, el vasco, que ha sido injustamente mezclado con esta aberración moral. La paz sin ETA liberaría a millares de personas, actualmente bajo la despiadada violencia de persecución, y constituiría una restitución a las incontables víctimas de esta desgracia. Incluso sería un alivio y un respiro para el colectivo de personas encarceladas por pertenencia a ETA y de sus familiares, que comprobarían la generosidad de la sociedad actual ante la superación del anacrónico fenómeno del terrorismo en la Europa del siglo XXI.

 Adicionalmente, la disolución de ETA permitiría la normalización política de Euskadi y de los Estados español y francés. Implicaría la legitimidad de todas las candidaturas partidistas y el debate abierto de ideas y opciones políticas, por la vía del diálogo y la negociación, que siempre son imparables cuando se sustentan democrática y pacíficamente en la mayoría social de un Pueblo. Finalmente, la extinción de ETA generaría la valiosa recuperación de los ingentes recursos humanos y presupuestarios actualmente destinados a esta fatalidad, que permitirían atender desatendidas necesidades sociales e incrementar la solidaridad entre personas y Pueblos del mundo.

 Los vascos hablamos de lo que nos duele. Un proverbio vasco dice: “Non mina, han mihia” (Donde el dolor, allí la lengua). Euskadi no merece ser un trozo del infierno terrorista, ni la maldición de esperar sin esperanza. Siempre hemos sabido qué anhelamos, qué perseguimos y qué conseguiremos. Ya vemos la luz al final del túnel. Próxima parada: la PAZ.

 Publicado en Gaur Egun (25-5-2004), CyberEuskadi (Columna diaria, 25-5-2004), Kaos en la Red (25-5-2004, genera mucha polémica con 26 comentarios), El Debate (IblNews, 25-5-2003, comentarios y alguno de ánimo), Foro Republicano (25-5-2004, comentario), Sr. Director (25-5-2004), Vistazo a la Prensa (25-5-2004), Portal Miami (25-5-2004), Vorem ('Veremos' en valenciano, 25-5-2004), Foros EITB (25-5-2004, comentarios), Uribe Kosta Digitala (Colaboración diaria, 25-5-2004), Revista Pangea (25-5-2004, colaboración habitual), Empresa E-Familiar (25-5-2004), Que se vayan todos (Boletines de diversos medios, recensiones frecuentes, 25-5-2004), Estrella Digital (26-5-2004), E-Galicia Diario Digital (26-5-2004), Carta-Traca nº 103 (Sección propia en Galicia Información 26-5-2004), Nunca Más (26-5-2004), Prensa Libre (Principal periódico de Costa Rica, 27-5-2004), Ávila Red (28-5-2004), InfoNorte Digital (Canarias, 30-5-2004),...