Mikel Agirregabiria Agirre

22 agosto 2006

Caricias

El elefante se deja acariciar. El piojo, no.
Conde de Lautreamont
Las personas son como los animales. También necesitan ser acariciadas.
En el amor, el débil es quien pega, y el fuerte el que acaricia.
Puedes acariciar a la gente con palabras.